Pico Diego de Ocampo

image_pdfimage_print

Pico Diego de Ocampo

El Pico Diego de Ocampo es como tradicionalmente se le conoce al Monumento Natural, doctor José de Jesús Jiménez Almonte, es la cúspide que constituye la máxima elevación de la Cordillera Septentrional, 1,249 msnm., se ubica en la parte norte, zona de montaña del municipio de Santiago de los Caballeros, justo sobre la línea divisoria, límites provinciales entre Puerto Plata y Santiago, R.D.

Las áreas que integran este importante ecosistema natural, se encuentran situadas entre los vértices norte de los municipios de: Santiago de los Caballeros, Villa González y Altamira, en las coordenadas 19º y 20º latitud norte y entre los 70º y 72º longitud oeste, en el centro de la región del Cibao, en la cima de la Cordillera Septentrional. A solo quince (15) kilómetros al norte franco de la ciudad y el municipio de Santiago de los Caballeros, R.D.

El proyecto socio-ambiental, se desarrolla en un ámbito espacial de 28 KM2, equivalente a 445 tareas, estructurado sobre la base de un sendero ecológico y educativo de interpretación de la naturaleza, que recorre una distancia aproximada de 5 km, interconectando reducto de bosque primario, secundario y terciario, cavernas manaclares, áreas de exposiciones naturales, observatorio de aves, áreas de infraestructuras físicas y de servicios tales como: cafetería, centros de recepción, de visitantes, aulas virtuales y de capacitación.

Historia

Diego de Ocampo fue el nombre de un esclavo que se rebeló, saqueó y saboteó las plantaciones en Concepción de la Vega, San Juan de la Maguana, Azua de Compostela y Bahoruco. Hizo una tregua con las autoridades españolas, pero se rebeló de nuevo poco después. Más tarde fue capturado y ejecutado por las tropas españolas, de acuerdo con el Gobernador Cerrato y el Oidor Grajeada en 1546.

Diego de Ocampo  es la montaña más elevada de la Cordillera Septentrional, y debe su nombre al capitán de negros cimarrón que luchó contra la esclavitud durante la colonia. Tiene una extensión de 20 kilómetros cuadrados, protegidos por la Ley 5697, que establece su inviolabilidad. El Diego califica para monumento natural de la humanidad y si se hace el esfuerzo se logra. Por ahora lo que se impone es preservarlo incluso de quienes creen estar intentando cuidarlo.

Zona Protegida (Importancia)

Esta hermosa montaña que cautiva a sus visitantes, atesora una gran riqueza biológica y ecosistémica. Se trata de un espacio relativamente pequeño (28 km2) con una alta fragilidad ecológica y ambiental, donde convergen distintas zonas de vida, bosques seco, húmedo, muy húmedo  y sus zonas transicionales, en este ecosistema encontramos más de cuatrocientas (400) especies florísticas y sesenta (60) especies de la fauna silvestre, ambas con un alto nivel de endemismo.

Es uno de los pocos lugares de nuestro territorio donde se puede observar el fenómeno de las lluvias horizontales el cual provee más agua al subsuelo que las lluvias verticales para recargar los acuíferos, compuesto, aproximadamente, por más de sesenta (60) afloramientos de agua en sus áreas circundantes, allí crece y se desarrolla el manaclar planta insignia de la zona y habitan muchas aves, el solenodonte y la jutía especies endémicas de la isla en peligro de extinción.

Este ecosistema es un lugar especial que muestra con esplendor sus bellezas escénicas, paisajísticas y sus aportes ambientales (aire puro, suave brisa fresca, exuberante vegetación, buena cobertura y gran diversidad biológica), permitiendo prácticas eco-turísticas de senderismo, avistamiento de Aves, observación panorámica y paisajística, observaciones científicas, picnic y donde la juventud materializa su sueño de explorador y alpinismo.

El Monumento Natural Pico Diego de Ocampo es el referente socio-ambiental más importante de la Región del Cibao por ser el espacio socio-ambiental y ecológico más funcional, que pone a disipación de sus visitantes una interesante oferta ecoturística donde estos entran en contacto directo con la naturaleza y se sumergen en el sincretismo de un fantástico mundo contemplativo entre lo abstracto y lo real, donde la maravillosa visual paisajística nos deleita la vista, cultiva el espíritu ,el manto verde cubre su suelo, destila el aroma de la flor y las aves con su canto entonan su canción.

En este Monumento Natural encontramos una gran riqueza biológica- faunística que muestra la presencia de: insectos, reptiles, anfibios, mamífero como el solenodonte y aves como: carrao, la cuyaya, jilguero, barrancolí, colibrí, maura tiñosa, cuatrojos, ruiseñor, perdiz, cuyaya, lechuza, pájaro bobo, carpintero, cigua palmera, rola, tórtola, paloma, cotorra, guaraguao, chinchilin, judío, guinea, cuervo, jilguero, bijiritas, otras.

De igual manera se destacan la presencia de especies de la flora tales como: palma real, manacla, cana, aceituno, guayaba, guanábana, naranja, limón, aguacate, rompe-viento , cedro, cigua, Guácima, penda, guárana, guama, guayoyo, grayumbo, palo de leche, mara, Roble, almacigo, almendro, Jobo, nogal ,sablito, memiso de paloma, copey, begonias, bambú, orquídeas, gramíneas, lianas y otras hierbas.

 

Recurso Hidrológico

El Monumento Natural Pico Diego de Ocampo es la zona de mayor producción y captación de agua, principal proveedor alimentador del sistema que conforma la red hídrica de la Región del Cibao, contando con 7 cuerpos de agua principales, éste Monumento y sus adyacentes cuenta con, aproximadamenta, más de sesenta (60) afloramientos entre manantiales, ríos, arroyos, riachuelos, cañadas, ciénagas y lagunas. Los ríos: Quinigua, El Higo, El Congo, Alonsito, Pescado Bobo y Bajabonico, Quebrada Honda, La Manaclita, Arroyo del Agua, Arroyo Seco, Arrenquillo, son solo una muestra de ellos.

 

Ecoturismo

El Centro Eco-turístico Diego de Ocampo (COEDO), aunque se ubica fuera del núcleo de la zona protegida, lo consideramos parte de ella puesto que es el espacio fisiográfico desde donde se gerencia el proyecto eco-turístico Diego de Ocampo juntos a instituciones comunitarias, Guías de Ocampo, la administración de la reserva, la dirección provincial del Ministerio Ambiente en Santiago y la Sociedad Ecológica del Cibao -SOECI-.